Agenda
< << septiembre 2018 >> >
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22
24 25 26 27 28 29 30
Almorox, Villa con Encanto

Calles con historia

escudo

El encanto de esta villa no solo reside en sus monumentos o su maravilloso pinar, es en sus calles donde se esconden multitud de anécdotas salpicadas de personajes históricos y de la hospitalidad innata de sus vecinos. Cada adoquín, cada fachada, cuenta un secreto, y algunos de ellos se descubren en estas líneas.

Las tradicionales casas encaladas y sus dinteles de piedra son el escenario de esta ruta decorada con escudos nobiliarios tan antiguos como la propia villa. En la calle Real se encuentra uno de los más destacados, donde cuenta la tradición que, en el S. XVI, Santa Teresa de Jesús se hospedó tras postrarse en el altar de la iglesia de San Cristóbal en su trayecto de Ávila a Toledo. En esta misma calle, una de las más clásicas, se ubica la centenaria botica (cuyo balcón permanece intacto) y la casa parroquial, con las tradicionales llaves sobre su puerta. Quién sabe si no fue en sus callejones aledaños donde D. Jacinto Benavente, pasajero del histórico tren de Almorox, basó alguno de los pasajes de La Malquerida, obra que escribió durante su estancia en Aldea en Cabo sobre las costumbres de los habitantes de su comarca.

telegrama

También ha sido lugar de paso de la realeza, siendo Alfonso XIII el último monarca que visitó Almorox. El 7 de marzo en el año 1905, a consecuencia de una avería en uno de sus coches, el rey pasó una jornada en la localidad tras venir de cacería. El vehículo quedó parado en la ermita del pueblo el Domingo Gordo de Carnaval, coincidiendo con una de las tradiciones más arraigadas en la localidad: la Subasta del Ramo. La festividad se suspendió para atender al monarca, que recorrió la calle que hoy lleva su nombre acompañado por los vecinos. Tras las diligencias, volvió a reanudarse la subasta dejando maravillado a Su Majestad, a quien invitaron a presidir los actos de la Soldadesca (actualmente la Sargentería). Al día siguiente, la Reina Madre envió un telegrama en agradecimiento por la hospitalidad de los almorojanos.

convento

El edificio de este convento es de principios del S. XX, pero no fue hasta el 19 de enero de 1944 cuando fue dedicado a este uso, siendo anteriormente sede del Centro Católico de Almorox y colegio para los niños de la localidad.

A principio de Enero del año 1944, fue adquirido por Dña. Virginia Churruca, condesa de Güel y su esposo D. Juan Claudio, conde de Güell, quien cumpliendo una legación hecha por el segundo marqués de Comillas, D. Claudio López Bru, lo adquirió y efectuó las obras necesarias para adaptarlo para ser convento, según el acuerdo que tenía con el muy ilustre señor D. José Pío Gurruchaga Castroniense, padre fundador de la Congregación Auxiliares Parroquiales de Cristo Sacerdote, que una vez terminadas las obas de remodelación, le empezaron a habitar el 22 de diciembre de 1944, siendo inaugurado oficialmente el 3 de enero de 1946.

Un periódico de tirada nacional hacía mención en sus páginas a su inauguración como convento en su curioso apartado de “viajes”: la condesa de Güell y marquesa de Comillas fundaba esta institución y la vinculaba al marquesado por su proximidad a su finca en el Alamín. Recientemente se ha concedido su titularidad a la Congregación.

Galería de Fotos